Login Form






Lost Password?
Home arrow Articles arrow Locations arrow Montezuma... una historia
Montezuma... una historia Print E-mail

Recuerdo cuando a mi pueblo le llegaba la lancha cada día desde Puntarenas, todos íbamos a la playa a ver desembarcar los víveres, las encomiendas, las medicinas, y uno que otro turista que atraido por nuestra fauna llegaban a conocer el paraiso llamado Montezuma.

Qué tiempos aquellos donde nos reuniamos a jugar bola, a ver televisiòn a cambio de unos cuantos botones, a recargar la bateria de carro que durante la noche nos iluminaba solo por unas horas, a llevar recados de un pueblo a otro, a nadar en el rio, a pescar con las manos. Cada día que saliamos de la escuela, nos reuniamos todos los amigos a tirarnos de un bejuco sobre un riachuelo, a buscar camarones, a recojer frutas y comer hasta que no nos cabía nada, ni la comida que preparaban en casa.

Antes aquí en mi pueblo solo había dos autos, todo se hacia a caballo o con carreta de bueyes. Era muy dificil movilizarse por algúna emergencia, así, que poco a poco cada persona que tenía un poco más de dinero se compraba un carro, claro era muy necesario, ya que si nos enfermabamos tocaba viajar mucho.

A Cabuya ibamos casi todos los días a visitar a mis abuelos, nuestro recorrido duraba como seis horas ya que nos ibamos caminando y de paso desviandonos a los potreros, a ver animales, a cojer frutas, a nadar en los rios de camino… en fin, cuando ya llegabamos, era de noche y tocaba devolverse a Montezuma muy temprano al día siguiente.

Todos los habitantes de esa época vivían basicamente de la siembra del arroz, maiz y frijoles.
Allí estabamos los niños mirando como pilaban el arroz; ya que Montezuma era el único pueblo de la región que tenía una planta eléctrica, que funcionaba por unas pocas horas en la tarde hasta que se descargaba. Y servía como piladora de arroz; claro estaba adaptada para ese uso.
Luego se instaló una planta hidro-electrica, esta planta le daba electricidad solo a los que vivían en el centro del pueblo y funcionaba de 5 a 7 de la noche. En ese tiempo aprovechabamos todos los niños para ver televisión en alguna casa vecina.

Si, que tiempos aquellos en donde todos los niños eramos amigos sin importar religiòn o clase social, para nosotros todos eramos iguales. Que tiempos aquellos en que nos sentabamos a ver a los monos, los garrobos, los pajaros, y cada animal que ibamos descubriendo al paso, camino a la cascada.
Hoy mi pueblo, sigue el progreso, un progreso que entelazó el comercio y la naturaleza.

 
< Prev   Next >
Sitemap | Contact Us