Login Form






Lost Password?
Home arrow Articles arrow Vacas en San Jose
Vacas en San Jose Print E-mail

San José, la capital de Costa Rica una ciudad en medio del caos y la congestión vial está día a día tratando de abrir más espacios para que sus habitantes tengan la posibilidad de interactuar con la ciudad y percibirla de modo diferente. Por ello, la apertura de bulevares le ha permitido a los transeúntes disfrutar de un paseo capitalino libre de vehículos. Cada día es más la preocupación por rescatar el encanto urbano y su interesante vida cultural, esto se vio en los meses pasados cuando caminando por la ciudad me encontré con una exposición maravillosa: puestas en las calles estaban las famosas vacas hechas por artistas nacionales.

vacas, cows

El proyecto llamado “Cow Parade”; la misma idea que nació en Suiza, en 1998, y que se ha ido efectuando por el mundo, adaptándose a los contextos culturales de cada país y según los estilos y perspectivas de cada artista; me acordé de inmediato que también ví adaptaciones de este proyecto en otras partes, por ejemplo, en Alemania, cuando los artistas intervinieron grandes osos, y en Colombia, donde sucedió lo mismo con enormes caballos y bellísimas mariposas.

Las 120 vacas que componían este Cow Parade costarricense fueron hechas por artistas y diseñadores nacionales, quienes plasmaron en ellas rasgos propios del país, como el café, la fauna, la flora entre otros. Así, caminando por esta exhibición, me encontré con la vaca payasa, con la bailarina, con la modelo, la vaca loca, la vaca cafetera, la vaca de la paz, la del canopy, la vaca sapa, la que se veía por dentro, la vaca hecha de nubes, la vaca volcánica, la vaca pueblerina… en fin, muchas vacas para todos los gustos y cada una más linda que la otra.

Algunas de estas maravillosas vacas fueron expuestas en centros comerciales para mantenerlas mejor vigiladas, ya que mucha gente quería llevarse a casa un “recuerdito” de ellas, algo que refleja perfectamente el sentimiento de apropiación que despertó en los visitantes este fenómeno artístico; este gesto de la gente hizo que despues las vaquitas capitalinas tuvieron que ser reparadas en el “Hospital de vacas” para ser subastadas con el objetivo de que un porcentaje del dinero que se recaude en esta venta se destinará a organizaciones que hacen obras humanitarias, de salud y beneficencia.

Lo más interesante y destacable de esta idea maravillosa fue que dejó como enseñanza a los habitantes y visitantes de San José, la posibilidad de convivencia con el arte expuesto en espacios públicos y, por lo tanto, el aprendizaje de nuevas formas artísticas y opciones de involucrarse con ellas.

Después de unos días de estar en esta ciudad, visitando cada vez que podía a estas vacas artísticas, me quedé para asistir a algo que no pude dejar pasar: un gran evento nunca antes visto, por lo menos para mí: los animales del campo de Panaca -caballos, cabras, ovejas, perros, cerdos, y vacas en vivo- vinieron a la ciudad a despedir a las vacas pintadas por artistas nacionales. Esta suntuosa despedida se adornó con espectáculos de música y baile, lo que hizo que todos pudimos disfrutar de una gran fiesta. De esta manera, se completó un ciclo más del recorrido por el mundo, desde hace una década, de estas vacas siempre vestidas por los artistas del país que las acoge, y que en esta ocasión pasaron por Costa Rica y dejaron una profunda huella en la ciudad y en visitantes que, como yo, queremos siempre volver una y otra vez a esta bella capital que demostró un cambio urbano por medio de la experiencia artística.

 
< Prev   Next >
Sitemap | Contact Us